jueves, 26 de julio de 2012

Mejor que quedarse calvos: Juguemos a la Calva...

Desde hace un par de meses he venido observando la evolución del nido de unas golondrinas. Hubo intento de construcción en un lado de la pared del patio pero debió no ser el lugar aparente y cambiaron de parcela. De haber sido golondrina , yo hubiera elegido ese mismo espacio para hacer mi nido. Puede que alguno de nosotros  haya visto uno de estos nidos  a pesar de que cada día es menos frecuente esa posibilidad. Tantas posibilidades se pierden. Mejor dicho, tantas perdemos. 

Como es natural, despues de el periodo de incubación, los huevos de golondrina eclosionaron y 5 pequeñas cabecillas asomaban por el balcón de su apartamento. A la semana siguiente, solo pude ver 3 ya que 2 de ellos se habían caido al suelo y a mi pesar, no tenían vida. También pudo darse el caso de que  la madre  tirase a esos polluelos  ya que estos podrian  estar enfermos o muy débiles, con el fin de  que los demás  tuviesen  la posibilidad de subsistir. Es la ley.


Me encanta todo aquello recién nacido ya que ello, significa posibilidad. Posibilidad no implica siempre bonanza, ni significa evolucionar positivamente, ni tampoco tiene porqué ser en absoluto negativo. Tan solo es eso, una posibilidad más.

De entre los 3 polluelos , uno de ellos era el dominante y erguia como guardián mientras que los otros permanecían aplastados con semblante mortecino, casi carentes de vida. Toda una gozada de ver,semejante familia.  Esta semana, los polluelos ya habían perdido el cañón y vestían un plumaje muy uniforme manteniendo aun las boceras. Me tienen enamorada, especialmente ¨el guardian¨ no por ser precisamente el dominante, sino porque veo en el que no asume  o mantiene su role, es que es así. Todos, somos así, como somos, nada más llegar pero, desde nuestros primeros días de ¨lucidez¨ sin apenas cambiar el cañón, nos van arrancando las plumas una a una de raíz, dejándonos cubiertos de orificios por donde nos llegan todo tipo de infecciones, estas, a propósito propagadas. Algunos, consiguen curar sus heridas y plumas nuevas les vuelven a salir pero, siempre queda alguna calva entre la suave apariencia del plumaje.

Sin querer, al enviar una de las fotos que he hice con mi blackberry  del ¨guardian¨ a mi correo con el fin de desde ahí poder descargarla aquí, a este lar, he podido observar horrorizada que, de a pesar de yo no haber puesto título ni fecha a la fotografía, ésta tiene un histórico del lugar y fecha donde fue tomada. He aquí una de mis muchas calvas...

lunes, 23 de julio de 2012

NONSENCE

Dicen o, se dice que, a todo nos acostumbramos y, efectivamente, así parece ser.

Si nos lo proponemos o, mejor dicho, si no prestamos atención, nos podemos acostumbrar y de hecho nos acostumbramos. A los ruidos infernales de la capital transformándolos en sonido, a los olores insoportables de la contaminación asociándoles con el progreso y, hasta del más genérico de todos ellos que es el de la putrefacción del subrepticio que existe en la capa más visible de la superficie. Si nos acostumbramos a esto, es que hemos llegado a un estado de ¨ïnmunidad¨ absoluta de la cual no hay retorno pero, eso ya lo sabemos todos.

Recuerdo que mi padre, llevaba más de 30 años con un dolor constante en el brazo izquierdo debido a su dolencia coronaria. En un par de ocasiones le escuché decir: que raro, hoy no me duele el brazo... extrañado, como echando en falta ese dolor y bastante cabizbajo. El se había acostumbrado tanto a sentirlo, que jamás le escuché quejarse, tan solo hacía referencia de ello cuando iba a las revisiones médicas. El se sentía fuerte y valiente ya que tenía vencido al dolor.

Puede parecer difícil acostumbrase al dolor - y no hablo del dolor físico- o al sufrimiento, y lo es pero, una vez existente y llegado a ser y formar parte de la vida como algo cotidiano, ocupa un lugar muy profundo y nos condiciona de tal manera que hace de nosotros dependientes de mantener ese estado. El dinero llama al dinero, la felicidad llama a la felicidad y, el sufrimiento no solo llama al sufrimiento sino que, renuncia y descarta a todo lo que pueda minimizarlo. El ¨sufridor¨ recarga sus pilas basándose en su sufrimiento, en la posible carga o razón del porque de ese sufrir ,y se convierte en alguien sumamente fuerte dentro de su debilidad. A la larga, siempre se verá envuelto en escenarios similares con el fin de seguir recargando en un tira y afloja.

A veces me he preguntado que hubiera sido de mi padre, de no haber podido habituarse a ese dolor. Habría sido consciente cada día de su enfermedad y le hubiera debilitado convirtiéndole en un enfermo quejicoso e insoportable de sí mismo. Habría temido morir en cualquier instante o, posiblemente hubiera muerto antes de tiempo.

De la felicidad y el dinero, otro día  hablaremos...



lunes, 16 de julio de 2012

Mr. Miller´s & Co.

Hoy, Domingo 15 de Julio a las 23.30 he vuelto a coincidir con Martin... Martin Miller. Es la segunda vez que nos encontramos tras ser presentados por mi amigo Enrique en ¨La Bodega de Palacio¨, aquí, en el Nuevo Baztán. He de decir que, yo sugerí a Enrique que me lo presentase ya que este, voluntariamente, no lo hubiese hecho ya que me conoce perfectamente y sabe con quien me gusta juntarme, es mi amigo y por este motivo, nunca me hubiera presentado a un tipo como Martin pero, haber oído hablar de él lo convirtió en tentador y quise experimentar un encuentro. Según se acercaba hacia mi , acompañado por Enrique, sentí una ligera excitación de la cual no solo Martin era el causante... era todo lo que me rodeaba y que, a pesar de no ser el lugar propicio para ciertas presentaciones, era el lugar donde yo quería estar. Una vez junto a mi, en mi mesa, pude percibir el contraste de su aroma fresco y seco a la vez que oxigenante. En esta ocasión coincidió que su vestimenta era azulada y a pesar de ello, de ese cierto toque exótico que lucia, el encuentro dejo mucho que desear y nada de lo que había oído hablar acerca de él, me resultaba cierto. Anoche, fui en su búsqueda ya que sabia que se encontraba en el mismo lugar y, allí estaba. Provoqué que me viera y le invite a mi mesa. Él se aproximó ligeramente, como si en vez de caminar, posase sobre una plataforma en movimiento que le traía hacia mi. Esta vez, presentía que la velada seria mas interesante y, así fue. A pesar de que Martin no soltó palabra, me resultaba alguien totalmente transparente a pesar de su mirada gélida y perdida. Yo hablaba por el, de mis labios salían las palabras generadas por la motivación que él me aportaba solo con su presencia. Compartíamos ideas y pensamientos pero estos eran como pompas de jabón que según crecían se explotaban dejando de existir y dando paso a mas y nuevas sensaciones. A su lado, me sentía mucho mas libre de expresión de lo que suelo ser, mucho mas desinhibida y dicharachera y pude percibir que en un momento dado, el se apoderaría de mi por completo con su embriagadora personalidad. Desde luego que, no voy a decir que no disfrutase a su lado en este segundo encuentro y tampoco digo que no vaya a ir a buscarle en alguna otra ocasión pero , se que al igual que con tantos otros, no seremos nunca íntimos, tan solo, conocidos...



http://www.youtube.com/watch?v=g0lEdmXanos

martes, 3 de julio de 2012

Love of my life


                                               


No hace tanto que, me enamoré. El ¨hecho¨, me hizo dudar si en algún otro momento, me había sucedido lo mismo; enamorarme.

Puede ser que el ¨hecho¨ de que una vez llegado el desamor , éste, el sentimiento que se ha tenido, se evapore y no deje huella a pesar de todo lo feliz que nos haya hecho y, a pesar de todo lo que también  nos haga sufrir en el transito entre el amor y la consecuente ruptura. Una vez que nos volvemos a enamorar, puede ser que este nuevo amor nos resulte ser  más intenso que el anteriormente vivido o, al menos así lo creemos debido a la fuerza que ejerce sobre nosotros y pensamos que es el mejor que hemos tenido. Cada instante de amor, por muy breve que sea, suple a los demás, nos nubla la visión y no comprendemos nada más, hasta la próxima.

Se habla de la mujer o del hombre de nuestra vida y, no existe tal cosa, tan solo el hombre o la mujer de nuestras vidas, lo es, mientras está a nuestro lado, mientras así surja.  Podemos tener todos los hombre o mujeres de nuestras vidas que podamos tener. Y dejan de serlo, cuando llega ese momento que no por ser inesperado, deja de serlo.

Seguro que la mujer o el hombre con quien hemos tenido hijos y formado un hogar, les habremos considerado que era ese hombre o mujer, al menos en alguna ocasión ya que, de no ser así, porqué hemos tenido esos hijos y hemos formado ese hogar. Ello, es obvio que no tiene nada que ver a la hora de que dejen o dejemos de ser esa persona de nuestra o su vida, ya que, en la mayoría de los casos, acabamos todos siendo la peor pesadilla del otro y el amor que sentíamos, se convierte en odio y rechazo y, nos preguntamos: ¿ cómo he podido pensar que era el hombre/mujer de mi vida? Y lo era , sí, posiblemente lo fue.

¿Cuantos hombre o mujeres de nuestras vidas caminan a nuestro alrededor? ¿ Cuantos de ellos habrían dejado de serlo ?

Camino, paseo, observo, dialogo, sonrío, me muevo con suma alegría y vigorosidad, vivo con especial felicidad imaginando que cualquiera puede llegar a serlo y, que a pesar de no estar con ese hombre de mi vida, tampoco tengo que dejar de estarlo.

http://www.youtube.com/watch?v=Mjep2QhhDW8